Mujer Exige Catering De Bodas A Un Precio Ridículo Y Recibe Una Respuesta Increíble

Mujer Exige Catering De Bodas A Un Precio Ridículo Y Recibe Una Respuesta Increíble

Nunca nos termina de sorprender cómo hay gente que espera tanto ofreciendo tan poco. No sabemos si es falta de conexión con la realidad o simplemente no entienden cómo funcionan las cosas, pero definitivamente algunos carecen de vergüenza.

No debe ser sencillo trabajar en atención al público, ya que definitivamente requiere tener mucha paciencia. Quienes lo hacen, a menudo se encuentran con clientes muy distintos. Algunos son amables, pero otros son muy complicados, como la mujer de esta historia.

Un día de trabajo normal

Ese es el caso de Onequa. Ella es dueña de su propio emprendimiento de catering. Por ende, se ocupa tanto de preparar deliciosos platos como de lidiar con los clientes. Un día, una potencial clienta le escribió a través de su cuenta de ‘Instagram’ (que es la página profesional de su emprendimiento).

Instagram @highlyflavored__

Aparentemente la mujer estaba colaborando con la planificación de la boda de su madrina y estaba muy impresionada por el trabajo de Onequa (y podemos ver por qué, las imágenes se ven realmente increíbles). La ahijada de la novia quería saber cuál era el costo de un servicio de catering para la boda y si la chef estaba en condiciones de tomar el trabajo. La novia tenía muy claro qué platos quería que fuesen servidos durante la ceremonia.

El lujoso menú

La ahijada empezó el mensaje diciendo que quería un carrito de desayuno con una estación de omelettes. Allí debería haber tocino, salchichas de pavo y otras carnes. También solicitó algunos ingredientes de lujo, como camarones, carne de cangrejo y pez espada.

El lujoso menú

La cosa se estaba poniendo costosa. Alimentar a tantas personas al mismo tiempo y servir una comida de calidad es un desafío, pero esta clienta parecía segura de lo que quería para agasajar a sus invitados.

Más exigencias

Pero eso no era todo. La novia también requería una estación de alitas de pollo con salsas de “todos los sabores que se te ocurran” y otra de waffles. Además, le pedía un plato con salmón relleno, camarones con sémola y macarrones con queso.

Más exigencias

Esta mujer evidentemente quería lucirse lo más posible ante sus invitados. No es necesariamente económico alimentar a 200 personas, pero aparentemente esta clienta tenía mucho dinero para gastar y había destinado una cantidad considerable a la comida de su boda.

El momento del postre

La lista no terminaba ahí. Después de toda esa deliciosa comida, la novia quería algo dulce. Entonces, la ahijada de la novia, que se estaba comunicando con Onequa por mensaje, le dijo que querían fruta fresca y 200 magdalenas (de todos los sabores distintivos de la chef).

Instagram @highlyflavored__

La cocinera estaba más que contenta de hacer todo eso. Esta era, definitivamente, una oportunidad en la que podría lucirse y hacer que su emprendimiento fuera conocido por otras 200 personas si todo salía bien. Pero, de repente, la conversación empezó a ir para otro lado…

El cronograma de trabajo

La chef preguntó cuál era la fecha de la boda. La mujer le respondió que la ceremonia tendría lugar en dos meses. La fecha estaba demasiado cerca. Es sabido que si uno planea una fiesta tan importante es necesario contratar todos los servicios con, al menos, 6 meses de anticipación.

Instagram @highlyflavored__

Pero Onequa no se desanimó. Ella era, después de todo, una profesional y no iba a dejar que el plazo la asustara. Le confirmó que podía hacer el trabajo en ese tiempo.

El precio estimado

En ese momento, Onequa se dio cuenta con quién estaba lidiando. La mujer del otro lado del teléfono le pidió un precio estimado por el servicio.

El precio estimado

El presupuesto debía ser pensado para servir esta deliciosa comida a 175 o 200 personas. La chef hizo los cálculos y le contestó. Cobraría 28 dólares americanos por persona, lo cual significaba un total de 5.000 dólares. El menú era bastante costoso. Todo lo que recibió como respuesta fue: “¿5.000 dólares?”

El beneficio de la duda

La clienta había sido muy específica en cuanto a su pedido, pero cuando llegó el momento de discutir el monto, se volvió tímida. Onequa le respondió: “Sí. Voy a comprar toda la comida yo misma y prepararla, ¿no?”.

El beneficio de la duda

La ahijada probablemente se había olvidado (o quería hacerse la que no sabía) que además de las habilidades en la cocina y el tiempo invertido para preparar la comida, el presupuesto del servicio de catering debía considerar la compra de los ingredientes que eran, en este caso, bastante costosos.

Un golpe bajo

Hasta ese punto, Onequa le había dado a la mujer el beneficio de la duda, pero su siguiente mensaje confirmó lo que ella ya pensaba. Nuevamente la ahijada cuestionó el precio por el servicio, esta vez de muy mala manera.

Un golpe bajo

La clienta decía: “Sí, pero, ¿por qué tanto? Sos una cocinera de ‘Instagram’, no es como si tuvieras tu propio restaurant legítimo”. ¡Qué argumento tan extraño! Además, unos minutos atrás, la novia parecía no tener ningún inconveniente con pedir comida de una “cocinera de ‘Instagram’”.

¿Qué tiene que ver?

Nos imaginamos que Onequa tuvo que contar hasta 10 en este momento. Debe ser difícil que alguien que quiere contratarte menosprecie tu trabajo de esa manera. Afortunadamente, no era el primer cliente con el que tenía que lidiar, así que la chef pudo mantener la calma y contestar amablemente.

¿Qué tiene que ver?

Le dijo a la ahijada lo siguiente: “¿Qué tiene que ver eso con el hecho de que tengo que comprar todos los ingredientes y preparar comida para 200 personas?”. Nos parece extremadamente lógica su respuesta.

Más faltas de respeto

Pero la ahijada no iba a parar hasta conseguir su lujoso menú por el menor precio posible. Incluso si eso significaba menospreciar el trabajo de Onequa. Le dijo que ella debía tener buenos proveedores, “como hacen todos los buenos chefs”.

Más faltas de respeto

Luego, agregó: “Ella dijo 2.100 dólares americanos. Toma la oportunidad o déjala. Fueron sus palabras exactas”. Ese monto era lo que la ahijada y la novia estaban dispuestas a pagar por el servicio. Menos de la mitad de lo que la cocinera había solicitado.

La respuesta del siglo

Si hicieron las cuentas, habrán notado que la novia estaba dispuesta a pagar 10.5 dólares americanos por persona por un menú bastante lujoso. Encima, quería que la cocinera se tirara de cabeza por esa “oportunidad”.

La respuesta del siglo

Entonces, la chef se armó de paciencia y le dio la mejor respuesta del mundo: “Dile, corazón, que estoy bien. ¡Disfruten!”. La felicitamos por ese mensaje. Es muy común que la gente no se dé cuenta del valor que tienen este tipo de trabajos, ¿pero no entender cuánto cuesta la comida?

¿La fina línea?

Ahora bien, hay una fina línea entre ser ignorante y ser sinvergüenza. El primero puede ser irracional en su pedido simplemente porque no sabe cuánto salen las cosas. Por otro lado, el segundo pretenderá ser el primero para sacar provecho de la situación y poner las balanza a su favor.

¿La fina línea?

Onequa compartió su experiencia en ‘Twitter’. Muchas personas le respondieron. Se decidió que en este caso la clienta era una sinvergüenza, que sí sabía lo que costaba preparar ese menú.

La respuesta de la gente en internet

La ahijada creía estar proponiéndole a la chef un trabajo que ella no iba a poder rechazar. Pero se dio la situación completamente opuesta. Cuando la cocinera publicó en internet las capturas de pantalla de la conversación, la gente salió a apoyarla sin dudarlo.

La respuesta de la gente en internet

Las personas estaban horrorizadas por el modo en que esa señora había tratado a la emprendedora del servicio de catering y la felicitaban por cómo había manejado la situación. Un usuario le dijo que su respuesta había sido perfectamente adecuada.

Un presupuesto razonable

Otro usuario comentó que el precio que Onequa le había pasado a la clienta no era irracional. Habría tenido sentido que la señora discutiera el presupuesto si la chef le pasaba un monto absurdo, pero ese no era el caso.

Un presupuesto razonable

La joven de ‘Twitter’ dijo que esa cantidad es lo que se gasta cuando uno come ese tipo de comida en un restaurant. Además, añadió que quizás para ser el catering de una boda se podría haber cobrado más y que la cocinera había hecho bien en rechazar la oferta.

Debería haber cobrado distinto

Otro usuario opinó que el monto era demasiado bajo en función de los requerimientos de la clienta. Muchos comentaban que tratándose de frutos de mar y carne, la chef debía haber solicitado muchísimo más dinero. La novia se había perdido una gran oportunidad.

Debería haber cobrado distinto

Una mujer dijo que había pensado que el presupuesto rondaría los 10.000 dólares americanos. Ella había cocinado para un evento en un hotel y había cobrado 30 dólares por persona solamente por un desayuno continental (que incluye tostadas, panes, pastelería, frutas, jugo y bebidas calientes).

Recibes aquello por lo que estás dispuesto a pagar

Muchas personas se pusieron creativas y empezaron a publicar fotos de lo que servirían en dicha boda si el presupuesto fuera el que la novia había propuesto. También comentaron cómo habrían manejado las negociaciones si les hubiese tocado hablar con esa señora.

Recibes aquello por lo que estás dispuesto a pagar

Un usuario dijo que el menú que había planificado para la clienta que quería frutos de mar y magdalenas de autor por 10 dólares americanos podría ser camarones descongelados como plato principal y magdalenas de supermercado como postre.

Sin dinero, pero con un gusto muy costoso

La gente siempre va a querer que su boda sea especial y memorable. Hay quienes no tienen límites monetarios cuando se trata de preparar la ceremonia. Pero, por supuesto, no todos pueden gastar una cantidad considerable de dinero en una fiesta de un solo día (y eso está bien).

Instagram @highlyflavored__

Lo que nos preocupa es que esta novia no entendió eso. No está bien solicitar cosas que uno no puede pagar y después tratar de humillar a los profesionales que proveen el servicio para que bajen sus costos por la mitad.

Emocionada

Afortunadamente, Onequa pudo manejar bien las cosas. La chef dedicó una publicación en su cuenta de ‘Instagram’ para agradecer el apoyo recibido. Estaba emocionada y muy agradecida con la gente.

Instagram @highlyflavored__

Después de la conversación con esta clienta, la cocinera había recibido muchísimos comentarios positivos de la gente de internet. Antes de compartir su historia tenía 339 seguidores, ¡pero ahora ese número se alzaba a casi 40.000! La dueña del servicio de catering simplemente no podía creer cómo este hecho la había vuelto tan popular en tan poco tiempo.

Cómo empezó todo

En otra publicación, Onequa contó cómo había empezado su negocio de catering. Según dijo, se había graduado del colegio secundario en 2014 y le había costado mucho decidir qué hacer después. Había tenido varios trabajos, pero ninguno parecía satisfacerla e ir a la universidad no era una opción.

Instagram @highlyflavored__

En sus peores momentos, la joven no salía de la cama, desesperada por no saber qué hacer. Estaba perdida y deprimida. Hasta que un día se dio cuenta de que era muy buena cocinera. Entonces, decidió empezar a hacerlo de manera profesional.

Los primeros pasos del negocio

Afortunadamente, esta muchacha sabía que contaba con el apoyo de sus seres queridos. Por eso, lo primero que hizo fue empezar a cocinar para ellos y publicar fotos de los platos en ‘Twitter’. La gente comenzó a interesarse en sus comidas, por lo que decidió abrir una cuenta en ‘Instagram’.

Instagram @highlyflavored__

Esto sucedió 2 meses antes del incidente con la clienta que contamos en este artículo. Cuando la ahijada de la novia la contactó, Onequa todavía estaba dando los primeros pasos en este nuevo negocio y los mensajes la agarraron desprevenida.

Aprendiendo de a poco

Cuando esta clienta la contactó, la cocinera no se imaginaba que el pedido iba a ser de tal envergadura. Pensaba que la mujer quería algo simple, algunos platos principales y algo para el postre.

Instagram @highlyflavored__

Todavía estaba aprendiendo cómo llevar adelante el negocio. Entonces, cuando descubrió que la demanda era tan grande y que se trataría de un servicio de catering bastante lujoso, la chef le pidió a un familiar (dueño de un exitoso restaurant) que le diera algún consejo sobre cómo calcular este presupuesto.

“Estoy bien, corazón”

Onequa terminó pasándole un presupuesto que estaba bastante mal en función del menú requerido por la clienta. Tendría que haber solicitado muchísimo más dinero. El problema fue que aún con ese monto considerablemente bajo, la novia institió en pagar menos.

Instagram @highlyflavored__

La chef se había equivocado con el valor, no podía cometer más errores. Como vimos, mantuvo la frente en alto y se hizo valer. Al final del día, escribió: “Me di cuenta de que la gente subestimará tu trabajo, tus talentos y tus sueños. Pero solo si tú los dejas”.